AVENTURA EN GREDOS

Llegamos al Albergue de Casavieja sobre las 11h del jueves. Todo nos parecía espectacular e íbamos de sorpresa en sorpresa: el entorno natural, había animales, huerto, praderas, porterías, monitores nuevos para muchos de nosotros… ¡¡y a todo esto se le sumaba estar junto a todos nuestros amigos!!

Empezamos con la división de habitaciones. Queríamos estar todos juntos claro, ¡¡pero no cabíamos los 68 en una sola habitación!!, pero al menos estaríamos con nuestros mejores amigos.

Después conocimos un poco las instalaciones: comedor, taller, pentágono (eso sólo sabemos lo que es los que hemos estado allí), campo de fútbol, la granja… y a los reponsables de la instalación que nos acompañarían en estos tres días.

Sobre las 14h dan el aviso de ir a comer. No corrimos, volamos hacia el comedor, nos esperaba un super san jacobo con ensalada que nos encantó, como nos encantarían todos los platos que hemos comido allí. Nunca se puede comparar con la comida de casa… pero esta casi casi la superaba. ;-))

La tarde se nos pasó muy rápida, estuvimos montando a nuestro amigo el caballo Duende y visitando el huerto.

Cenamos y comenzamos nuestra primera velada, todos preparados con nuestras linternas para jugar a “Animales”. Teníamos que encontrar a nuestros monitores que estaban haciendo sonidos de animales y lograr que nos firmaran nuestro “pase”. Estaba el cerdo, el mono… no supimos qué ruido hacía pero nos aseguraron que había hasta un tiburón.

Y llegó la hora de ir a la cama. Nos costó un poco por la emoción aumulada del día pero al final caímos rendidos.

Al día siguiente nos levantamos todavía con más ganas que el primer día y para coger fuerzas tuvimos un desayuno nivel campeones.

Empezamos las actividades ordeñando a la vaca África. Siempre hay alguno que prefiere no ordeñar pero a todos nosotros nos moló un montón… de hecho sorprendimos mucho a los monitores de allí porque lo hicimos genial. Parecíamos granjeros profesionales. Luego pasamos a ser indios americanos, practicamos tiro con arco y logramos muy buenas puntuaciones.

Llegó la hora de comer y nos metimos entre pecho y espalda un cocido madrileño que alguno dijo que estaba “fascinante”, así que repetimos y repetimos…

Por la tarde, tuvimos actividades más tranquilas, que nunca vienen mal haga el tiempo que haga. Tuvimos un “Taller de Huellas y Rastros”, donde aprendimos las diferentes huellas de los animales que nos podemos encontrar en la Sierra de Gredos y con esta información hicimos nuestro Cuaderno de Campo. Después merendamos, y a continuación nos pusimos el delantal para convertirnos en verdaderos chefs e hicimos bizcochos para desayunarlos al día siguiente.

Luego tocaba ponernos guapos y guapas para nuestra cena y Gala de Disfraces y no nos lo pudimos pasar mejor… había hippies, futbolistas, princesas, hawaianas y todo lo que te pudieras imaginar. Hicimos un desfile y luego empezó la fiesta discoteca. Bailamos y bailamos hasta cansarnos, hubo guerra de canciones, nos dieron un montón de regalos y de lo cansados que estábamos de este superdía, no tardamos nada en dormirnos.

Amaneció y nos costó mucho levantarnos, pero las ganas del último día en Gredos pudo con todo eso. Nos esperaba la “Búsqueda del Tesoro” por todo el campamento. La verdad es que todos lo hicimos tan bien que todos merecimos ganar… ¡pero solo había un tesoro!

Llegó la que sería la última comida en el campamento y después, como despedida, nos hicimos todos una sesión de fotos con las magníficas vistas de las que pudimos disfrutar estos tres días. Hasta hicimos entre todos un número 20, ya que el Sorolla lleva yendo a Gredos ¡20 años!

Hemos aprendido muchas cosas divertidas, pero sobre todo convivencia, respeto por la naturaleza y las cosas que hay que saber hacer cuando uno está fuera de casa y que nos servirán en otros campamentos y viajes.

Os dejamos un vídeo para recordar lo bien que nos lo pasamos y para dar las gracias a nuestros papás y mamás por dejarnos vivir esta aventura, a los compis que habéis venido, a los monitores Marco, María, Javi, Quintana y Pati y al club por hacer un Campamento de Invierno tan chulo.

Hasta pronto!!