Sheila Fernández lleva con nosotros más de una década. Es la coordinadora del Campus de Verano, que este año cumplirá su XVII edición. Profesora de Educación Infantil y Primaria, Directora de Tiempo Libre, en la actualidad está realizando también labores de coordinación y atención al cliente en la actividad de Natación del club.

Información Campus 2017 Hoja de Inscripción

– Hola Sheila. Antes de ser coordinadora del Campus fuiste monitora… ¿qué competencias crees que hay que tener para ser ambas cosas?

Efectivamente, he trabajado en ambos casos y son muy diferentes. Por eso creo fundamental que para ser coordinadora antes trabajes de monitora, ya que sabes las dificultades y necesidades que conlleva.

Como monitora te dedicas de lleno a los chicos en un sinfín de tareas, desde estimular y potenciar sus habilidades y creatividad hasta para gestionarles como grupo. Ya como coordinadora vas a un plano más organizativo, de apoyo, planificación y evaluación del conjunto.

– Llevas muchos años al mando del Campus, ¿nos puedes contar como ha ido evolucionando?

El campamento ha evolucionado mucho ya que nos hemos ido adaptando a las inquietudes y necesidades de los niños. Los hay más deportistas y otros que prefieren dedicar más tiempo a las actividades creativas, por eso intentamos realizar todo tipo de actividades, unas más clásicas y otras más nuevas que vamos introduciendo cada año, sorprendiendo a nuestros alumnos.

Todos los años recibimos muy buenas opiniones y también numerosas sugerencias que son las que de verdad nos ayudan a evolucionar.

– ¿Como definirías este tipo de Campus?

No podría definir con una sola frase este Campus ya que tiene muchos componentes. Resaltaría la cercanía, cuidado y cariño con que organizamos y realizamos el día a día.

Queremos que en el Campus los niños se sientan a gusto, que aunque conozcan el espacio en el que se desarrollan las actividades, el colegio, lo encuentren diferente y motivante, por eso gusta tanto la decoración que siempre proponemos. Queremos que todo ayude a que los niños se integren en la dinámica del campamento rápidamente.

Por otro lado está la vertiente creativa, a través de múltiples talleres que cada año renovamos, y sobre todo la parte deportiva. El aprovechamiento de las instalaciones para realizar todo tipo de juegos basados en la actividad física, predeportes y deportes, es para nosotros fundamental.

¿Qué es lo que buscas cuando seleccionas al grupo de monitores?

Los monitores titulados que trabajan en el campamento han trabajando con nosotros ya en muchas ocasiones, se dedican habitualmente a la Educación y a actividades de Tiempo Libre y tienen nuestra total confianza. Luego están los monitores en prácticas, que sí hay que seleccionar cada año.

Lo que busco en un monitor es responsabilidad, motivación, entusiasmo, tener iniciativa, ser capaz de relacionarse en un equipo, ser flexible, optimista… entre otras muchas cosas.

Es un orgullo que cada año el equipo de monitores muestre esas ganas y motivación por trabajar en el Campus y ver, como respuesta, que los alumnos vuelven contentos al día siguiente y que a menudo quieren ampliar su estancia.

Son personas muy amables, responsables y atentas, que trabajan para que los alumnos disfruten de una forma lúdica y muy divertida en sus vacaciones.

¿Crees que el Campus es beneficioso para quien quiera ir al Campamento cuando sea más mayor?

Sí. Creo que aunque sean dos formatos muy distintos por edades e instalaciones creo que es un excelente “entrenamiento”, ya que se hacen juegos y actividades muy parecidas a las que desarrollarán más adelante.

Por ejemplo, los alumnos tienen una temática propia dentro del Campus y se involucran trabajando en ello y disfrutando del resultado de su propio trabajo. Se relacionan con todas las edades del campamento, realizando cada semana una gymkhana para los demás. Esa semana el grupo que desarrolla la actividad se siente orgulloso por hacer que los demás también disfruten.

Se desarrolla mucho el trabajo en equipo, por tanto, y es un gran beneficio y aprendizaje para su vida real y la convivencia en otro tipo de campamentos.

¡Muchas gracias Sheila por todo tu trabajo y por dedicarnos tu tiempo!