por Deporte Sorolla

 

Marta Gil es estudiante de Bachillerato del Liceo Sorolla y capitana del Junior femenino de Baloncesto. En sus ratos libres le gusta escuchar música y juntarse con sus amigos y amigas, las cuales son, en su mayoría, compañeras de equipo. Así, el Baloncesto cumple a la perfección con sus vertientes de afición deportiva y de diversión.

Quiere estudiar Medicina, y lejos de considerar el entrenamiento como algo que le pueda impedir lograr la mejor nota posible afirma que “es totalmente necesario para desconectar y retomar el estudio con mayor concentración”.

Ahora Marta se enfrenta deportivamente a dos retos: mantener a flote un equipo en horas bajas en liga y a su vez hacerle reaccionar para dar el 100% en las eliminatorias de la Copa Colegial ABC que comienzan esta semana.

– Hola Marta. Muchas gracias por colaborar con nosotros. Ahora, con un poco más de perspectiva ¿como ves la trayectoria del equipo desde el inicio de temporada, con cambio de entrenador y demás?

“Bueno, creo que todas empezamos un poco perdidas sin saber muy bien cómo nos iba a ir este año con el cambio de entrenador, el paso a bachillerato… Además, había seis jugadoras lesionadas, lo cuál tampoco ayudaba mucho. Se puede decir que no empezamos con buen pie. Veníamos de haber pasado dos años con Alvaro Pérez y Guillermo Porrati a los que ya conocíamos bien, les teníamos mucho cariño y con los que creo que empezamos realmente a aprender y a mejorar en Baloncesto.

Al principio siempre cuesta el cambio, pero con Daniel Pantoja, nuestro nuevo entrenador, no hubo ningún problema. Las jugadoras se fueron recuperando, Dani nos empezó a enseñar nuevos sistemas de juego y poco a poco creo que hemos ido progresando. Además, estamos haciendo mucho físico, lo cuál sin duda se ve reflejado en los partidos. Nuestra relación con Dani es muy buena, nos exige mucho pero nos lo pasamos muy bien en los entrenamientos y nos reímos mucho con él”.

– Después de un inicio de temporada tan complicado, la clasificación para el descenso parecía que iba a significar resultados más positivos y remontar el vuelo, pero no se ha cumplido, no rematáis los partidos, se escapan por poco…

“Al volver de Navidad he de admitir que estábamos todas bastante distraídas y nos faltó seriedad y concentración en los entrenamientos. Poco a poco, Dani nos ha hecho entrar en razón y todas nos hemos ido centrando. Probablemente esta sea una de las razones por la que hemos perdido algunos partidos de forma totalmente inesperada. “Las derrotas que hemos tenido con muchos de los equipos podrían haber sido victorias perfectamente. Nos faltó compromiso”.

A pesar de todo, creo que estamos mejorando. Últimamente la mayoría de los partidos están siendo muy emocionantes aunque al final acabemos perdiendo de 1 o 2 puntos. Estos partidos los estamos viviendo con muchísima intensidad y jugar los últimos minutos es realmente divertido, aunque a la vez tienes mucha responsabilidad pues cuando vas tan ajustado el resultado depende de pequeños detalles: un rebote que se escapa, un tiro libre que no quiere entrar…

Quizás ahora estemos un poco ansiosas por conseguir ganar y eso significa nervios, que no sólo nos resta acierto en el tiro, si no que ni siquiera nos deja asumir la responsabilidad de tirar, entrar a canasta… Aunque perder de 1 o 2 puntos es bastante duro nuestro entrenador dice que llevamos una línea bastante más ascendente que la de nuestras rivales así que ¡cabeza alta y a seguir progresando!”.

– Sois prácticamente las mismas jugadoras desde hace muchos años pero os quedan apenas dos temporadas en el colegio ¿después de tanto tiempo juntas qué expectativas hay sobre el futuro del equipo?

De momento nuestra intención es seguir con el equipo hasta que el colegio termine y, personalmente, a mí me gustaría seguir jugando a Baloncesto. A lo mejor no de una manera tan competitiva, pero sí sería una buena idea organizar algo todas juntas y, con la excusa del deporte, seguir reuniéndonos al cabo del tiempo. Yo creo que a la mayoría les gustaría porque nos llevamos realmente bien y disfrutamos mucho jugando juntas.

– Volvamos al presente. Ahora llega la Copa Colegial, en la que será vuestro segundo año de participación…

“Sí. El año pasado fue el primero que vivimos la experiencia de jugar la Copa como Raptors. Recuerdo que la noche antes del partido estábamos todas con los nervios a flor de piel. Poco a poco fuimos calmándonos hasta que llegó la hora de jugar. El primer partido contra el colegio VillaEuropa lo ganamos sin mucho problema y disfrutamos mucho jugándolo por el ambientazo que se crea con la animación de cada colegio. Sin embargo, el segundo fue contra el colegio Estudio y aunque trabajamos mucho para ganarlo, la presión nos pudo, además de que eran realmente buenas con un nivel superior al nuestro y lo perdimos. Para mí fue un orgullo que, aún habiendo perdido el partido no nos vinimos abajo. Todas habíamos pasado una tarde fantástica, muy emocionante y que nunca olvidaremos.

Este año mis expectativas de ganar la primera ronda son altas. Últimamente estamos trabajando duro y si jugamos todas como sabemos y concentradas, confío en que podamos ganar a Fuentelarreyna. Además, siento que este año estamos más preparadas, tanto física como psicológicamente, para enfrentarnos a nuestro rival copero. Este viernes daremos todo lo que podamos y más para ganar el partido, además contamos con la increíble afición del Liceo pues jugamos en casa. Ojalá no os defraudemos!!”.

 

 

Muchas gracias Marta y mucha suerte en lo deportivo y en lo personal. Ha sido un placer charlar contigo.