EL LICEO SOROLLA CAE ANTE ESCOLAPIOS EN UN GRAN DERBI COPERO

Los Raptors se despidieron de la Copa Colegial 2019, cayendo nuevamente en octavos de final por 55-41. El gran esfuerzo y pundonor de nuestros jugadores y el apoyo de una espectacular afición sorollista que acudió en masa, no fueron suficientes para contrarrestar el buen juego exterior que Escolapios exhibió en una primera parte pletórica, que les permitió lograr una máxima ventaja de 21 puntos (min. 17). El Sorolla logró colocarse a tan sólo 7 puntos de diferencia a falta de 4 minutos de la finalización pero no logró culminar la remontada.

Los antecedentes no estaban a favor de nuestro equipo precisamente. En 2017 sufrió una severa derrota en este mismo enfrentamiento y en 2018 fue eliminado en primera ronda por Recuerdo. El equipo preparó esta edición copera con la lección aprendida y con gran motivación por llegar lo más lejos posible y devolver la derrota de 2017, y el momento de todo ello había llegado.

El gran nivel de los jugadores exteriores de Escolapios fue una preocupación desde que conocimos el cruce y nos hizo especular demasiado al principio del partido sobre si frenar sus lanzamientos o sus penetraciones. Lo que suele pasar en estos casos es que al final no se defiende ni una cosa ni la otra y el partido empezó con un parcial en contra de 9-0. Es cierto que el equipo supo reponerse a ese parcial, pero la falta de acierto en ataque nos impidió ir más allá, a pesar del gran trabajo de nuestros jugadores interiores en el rebote ofensivo.

A Escolapios le bastó tener paciencia en ataque para elegir la mejor acción posible en cada momento y defender en 3/4 de pista para precipitar nuestro juego e ir aumentando la ventaja en el marcador, que quedaba en un casi definitivo 36-19 al descanso.

En la reanudación, el Sorolla se conjuró para dar el 100% en defensa a base de más solidaridad y ser más agresivos en ataque. Con mucho esfuerzo, las diferencias en el marcador bajaron de los 20 a los 14-15 puntos. En el último cuarto Escolapios abandonó la disciplina en ataque y empezó a fallar todo lo que lanzaba, lo que animó a los nuestros, que mantuvieron la fe en su defensa zonal y se hacían dueños del rebote, mientras lograban más oportunidades en ataque.

Un parcial de 9-0 a falta de 4 minutos, con Jorge de Diego “on fire” (3/3 en triples y el jugador más valorado del equipo) y Jorge Pérez (7 puntos 11 rebotes) como protagonistas, puso las gradas patas arriba y el marcador en 47-40, algo impensable hacía tan sólo unos pocos minutos.

Aquí el equipo se precipitó en ataque, con pérdidas perfectamente evitables, y descuidó la defensa sobre el mejor jugador local, Alvaro Jimenez (15 puntos y máximo anotador del partido), pues él solito devolvió la ventaja a Escolapios con 6 puntos consecutivos, finiquitando la eliminatoria. Y lo que son las cosas: el Sorolla terminó por tener más acierto desde la línea de 3 puntos (50%) que Escolapios (27%).

También destacaron por la parte jurásica Ricardo Moreno (11 puntos y 9 rebotes) y Enrique López, capitán del equipo y elegido MVP.

En opinión del entrenador Lucas Martín “nos vamos con una sensación agridulce. Una primera parte muy mala, sobre todo a nivel defensivo, que ha condicionado el resto del partido. No hemos bajado la cabeza en ningún momento y hemos estado con opciones hasta los dos minutos finales. Felicitar al rival y a su entrenador por su gran partido. Seguiremos trabajando para regresar el año que viene mucho más fuertes”.

Deseamos toda la suerte a Escolapios, que se verá en cuartos de final contra Sta. Mª del Pilar, que eliminó a Arturo Soria 53-35.

Mil gracias a jugadores y entrenadores por el gran torneo realizado y a familias y afición por estar siempre ahí.

+info Raptors 2019