por Lucas Martín

El “bloqueo y continuación” o, como dirían los americanos, “pick&roll”, es una de las situaciones ofensivas más frecuentes y con mayor probabilidad de éxito. Nos ofrece un amplio abanico de posibilidades de las que cualquier jugador puede obtener una ventaja que le permita meter canasta, que es de lo que se trata en este deporte llamado Baloncesto.

Históricamente, el bloqueo está ligado a dos jugadores muy definidos por sus características físicas:

  • El bloqueado: el base. Es el jugador más bajito y habilidoso del equipo, por lo que conseguirá una mayor ventaja con el balón en su posesión.
  • El bloqueador: el pívot. Es el jugador más alto y corpulento del equipo, por lo que su función será “atrapar” al defensor del bloqueado (base), facilitándole el camino para que pueda avanzar a canasta.
El movimiento se puede dividir en dos partes: el bloqueo directo (pick), y la continuación del bloqueador (roll).

En primer lugar, entendemos por bloqueo directo o “pick” la pantalla que realiza un compañero sin balón (bloqueador) sobre otro con balón (bloqueado), de manera que éste pueda librarse de su marca defensiva con el objetivo de conseguir una canasta fácil.

En segundo lugar, la continuación o “roll” es el movimiento de avance hacia canasta del jugador que ha puesto el bloqueo, tratando de dejar atrás al defensor del jugador bloqueado, generando así una situación de 2×1.

El vídeo es antiguo pero entrañable. Eso sí, didácticamemente inmejorable y, además, ejecutado de la mano de los mitos históricos de Boston Celtics y del no menos mítico coach, manager y presidente “Red” Auerbach.

Variantes

Existe una variante en la que la continuación no es un avance vertical hacia el aro, sino que es un desplazamiento horizontal para recibir y tirar. Se conoce como “pick&pop”. Este recurso se emplea cuando el bloqueador es un alero o un pívot con buen tiro exterior.

A partir de aquí hay una gran cantidad de opciones para acabar la jugada y meter canasta:

  • El base (bloqueado) puede hacer una entrada, pararse a media distancia para tirar, tirar de tres puntos nada más salir del bloqueo, engañar al defensor y salir por el lado contrario al bloqueo, etc.
  • Si el defensor del bloqueador sale a defenderle (ayuda defensiva), el bloqueado también puede pasarle el balón a su compañero para que finalice él.
  • En ocasiones esa ayuda defensiva viene dada por otro de los 3 defensores, por lo que algún atacante quedará libre de marca. El jugador con balón podrá buscarle para pasarle el balón y que tire.
Origen del bloqueo directo

Una vez que hemos entendido este recurso, vamos con un poco de historia. Circulan varias versiones acerca del origen del bloqueo directo. Todas ellas requieren de la presencia de un pívot. La teoría más aceptada es la que atribuye a Dutch Denhert, jugador alto y torpe que en 1924 militaba en los Celtics de Nueva York. En un partido se situó en la línea de tiros libres y de espaldas a la canasta, generando un bloqueo involuntario para que otro compañero pudiese anotar fácilmente. A partir de este momento se empezó a usar y a perfeccionar, y a día de hoy, 90 años después, sigue generando ventajas en ataque.

Cabe destacar a dos jugadores como los máximos exponentes del pick&roll: John Stockton y Karl Malone. Ambos compartían vestuario en los Utah Jazz de la década de los 90. Stockton era el base, el encargado de despistar a toda la defensa rival para que Malone, el pívot, anotase. De esta manera, “El Cartero” consiguió buena parte de los 36.928 puntos de su carrera (2º máximo anotador de la historia de la NBA). Por otro lado, John Stockton repartió un total de 15.806 asistencias en 19 temporadas en los Jazz, lo que le convierte en el máximo asistente de la historia de la NBA. Además de ellos dos, contaban con un genio desde el banquillo, Jerry Sloan, quien supo sacar partido a este movimiento mejor de lo que nadie ha podido hacerlo jamás.

Conclusiones

Este movimiento suele generar jugadas espectaculares del gusto de los espectadores, ya que el pase a la continuación puede estar dado en forma de alley-oop. Es el caso de los actuales Los Angeles Clippers, que basan su juego en el uso del pick&roll. Cuentan para ello con uno de los mejores bases de la NBA, Chris Paul, y a dos especialistas en el arte del mate, como son Blake Griffin y DeAndre Jordan. Su otra gran baza ofensiva es el acierto de sus tiradores (JJ. Redick, Jamal Crawford, Hedo Turkoglu,..), capaces de aprovechar los grandes espacios que dejan sus compañeros al cortar la zona.

En nuestro baloncesto, el baloncesto de formación, el bloqueo y continuación se empieza a implantar en la categoría Cadete, ya que a esas edades los jugadores poseen unas capacidades físicas, técnicas y mentales suficientes como para entender el movimiento.

Desde mi punto de vista, el “bloqueo y continuación” es un recurso muy útil en baloncesto, pero se puede decir que dependemos demasiado de él para jugar. Quizá nos deberíamos plantear una vuelta a un juego más liberado, en el que la técnica prime por encima de la táctica.